24h Cantabria.

24h Cantabria.

Dueños de club de alterne en Heras aceptan condena de 9 y 6 meses de prisión por explotación laboral

Dueños de club de alterne en Heras aceptan condena de 9 y 6 meses de prisión por explotación laboral

SANTANDER, 23 Ene. - Los responsables de un club de alterne en la recta de Heras, acusados de emplear a 22 mujeres sin estar dadas de alta en la Seguridad Social, han aceptado cumplir una pena de 9 y 6 meses de cárcel respectivamente. Esto se debe a un acuerdo alcanzado entre su defensa y la Fiscalía y la acusación particular, quienes inicialmente pedían para ellos dos y tres años de prisión, respectivamente.

Los acusados son el administrador único de la empresa que gestiona el club y el encargado del local. Ellos eran los responsables de contratar a las personas que trabajaban en el lugar. El juicio estaba programado para este martes en la Audiencia Provincial de Cantabria.

El primero de los acusados, que tiene una condena previa a estos hechos, recibió una sentencia de 9 meses de prisión y una multa de 2.160 euros. Además, se le inhabilita como administrador en el sector durante el tiempo de la pena y para el derecho de sufragio pasivo. Por otro lado, el segundo acusado, que no tiene antecedentes, fue condenado a 6 meses de cárcel y una multa de 1.440 euros. También se le impone la misma inhabilitación durante el tiempo de su condena.

Estas penas corresponden a un delito contra los derechos de los trabajadores. Se aplicaron atenuantes por la reparación del daño mediante el pago de una indemnización de 547 euros a la Tesorería General de la Seguridad Social, que es la cantidad dejada de cotizar el día de la inspección.

En un principio, la Fiscalía pidió una pena de dos años de prisión y 2.700 euros de multa para cada uno de los acusados. Por su parte, el abogado de la Seguridad Social, en su papel como acusación particular, señaló "graves irregularidades laborales" y solicitó una condena de tres años de cárcel y 6.000 euros de multa. Además, pidió el cierre del negocio durante tres años o, en su defecto, la suspensión de la actividad durante el mismo periodo.

En el transcurso del juicio, ambos acusados admitieron los hechos y aceptaron la pena acordada. No ejercieron su derecho a la última palabra, por lo que se dictó la sentencia.

Según la Fiscalía, en julio de 2019, la Inspección de Trabajo constató que 22 personas que trabajaban como camareras de alterne en el club no estaban dadas de alta en la Seguridad Social. De esas 22 personas, 17 eran españolas o comunitarias y no requerían autorización de trabajo. Sin embargo, las otras 5 "carecían de permiso de trabajo en España".

En total, había 38 personas empleadas en la empresa, de las cuales solo 16 estaban dadas de alta en la Seguridad Social. Por lo tanto, más de la mitad de la plantilla se encontraba en una situación laboral irregular.