24h Cantabria.

24h Cantabria.

El número de fallecidos en Cantabria durante el verano se duplica respecto al año anterior

El número de fallecidos en Cantabria durante el verano se duplica respecto al año anterior

Este verano, Cantabria ha experimentado un aumento preocupante en el número de accidentes de tráfico. Según los datos proporcionados por la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, se han registrado un total de 565 accidentes, lo que representa un aumento significativo en comparación con años anteriores. Estos accidentes han dejado un trágico saldo de cuatro víctimas mortales, dos conductores, un motorista y un peatón, además de 18 heridos graves y 232 heridos leves que han requerido hospitalización.

La delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, junto al jefe provincial de Tráfico, José Miguel Tolosa, y el comandante jefe del Sector de Tráfico de la Guardia Civil de Cantabria, Rubén Flores, ha presentado el balance de tráfico de este verano. Han reconocido que ha sido "un mal verano" en cuanto a la siniestralidad, rompiendo la tendencia de los últimos años.

A pesar de que el número total de accidentes, 565, es similar al de años anteriores, este año ha habido un aumento significativo en el número de víctimas mortales. Mientras que en 2022 hubo dos fallecidos, este año se ha registrado el doble de víctimas mortales. Este incremento en la siniestralidad ha llevado a las autoridades a expresar su preocupación y a analizar las causas de los accidentes.

En cuanto a la distribución de los accidentes, dos de los cuatro siniestros mortales ocurrieron en vías interurbanas, mientras que los otros dos tuvieron lugar en vías urbanas. Estos incidentes mortales incluyeron el vuelco e incendio de un camión-hormigonera en la A-67, la colisión de un coche contra un camión en la N-629, el atropello de una mujer de 71 años en un paso de peatones en Los Corrales de Buelna, y la salida de vía de un motorista en la Avenida de la Constitución de Santander.

Además de estos accidentes mortales, se han registrado un total de 17 fallecidos en las carreteras de Cantabria hasta el 31 de agosto, ocho más que en 2022, diez más que en 2021, y siete más que en 2019. Estas cifras alarmantes refuerzan la necesidad de tomar medidas para mejorar la seguridad vial en la región.

En cuanto a las causas de los accidentes, se ha observado que muchas veces se deben a distracciones, somnolencia, despistes, alcohol y drogas. Estas causas son motivo de preocupación para la Dirección General de Tráfico (DGT), que está trabajando en campañas de concienciación y vigilancia para abordar estos problemas.

Por otro lado, se ha destacado la gran diferencia en la siniestralidad sufrida por los ciclistas este verano. De los 14 siniestros graves registrados en vías interurbanas, seis fueron salidas de vías protagonizadas por ciclistas sin intervención de otro conductor. Esto resalta la necesidad de garantizar la seguridad de los ciclistas en las carreteras y promover el respeto mutuo entre conductores y ciclistas.

En cuanto al volumen de tráfico, se ha observado un aumento del 1% en los desplazamientos de largo recorrido por las principales vías de Cantabria en comparación con el verano pasado. Aunque este incremento puede parecer modesto, es importante tener en cuenta que en años anteriores los desplazamientos aumentaron significativamente en comparación con el año previo a la pandemia. Estos datos indican un regreso gradual a la normalidad en términos de movimiento y actividades turísticas en la región.

En conclusión, este verano ha sido especialmente trágico en términos de siniestralidad en las carreteras de Cantabria. El aumento en el número de víctimas mortales y heridos graves es motivo de preocupación y enfatiza la importancia de tomar medidas para mejorar la seguridad vial. Es fundamental concienciar a los conductores sobre la importancia de respetar las normas de tráfico, evitar distracciones y no consumir alcohol ni drogas al volante. Además, se debe prestar especial atención a la seguridad de los ciclistas y garantizar una convivencia segura en las vías.