24h Cantabria.

24h Cantabria.

Estudiantes del IES Nueve Valles participan en desafío de la Agencia Espacial Europea construyendo un satélite.

Estudiantes del IES Nueve Valles participan en desafío de la Agencia Espacial Europea construyendo un satélite.

SANTANDER, 11 Mar.

Un grupo de seis alumnos de cuarto de la ESO del IES Nueve Valles, en Reocín, está participando en un desafío de la Agencia Espacial Europea (ESA), en el cual tienen la tarea de construir y programar un pequeño satélite artificial con todas las funcionalidades de uno real.

Este equipo llamado 'Los abuelos galácticos' se encuentra participando en el Desafío CANSAT de la ESA, el cual implica la realización de un proyecto completo de ingeniería aeronáutica, desde la planificación hasta la ejecución, pruebas, estudio científico con los datos recolectados y la elaboración de informes.

La idea es construir un mini satélite artificial del tamaño de una lata de refrescos, equipado con sensores para la toma de datos para llevar a cabo la misión primaria de medir la presión atmosférica y la temperatura cada segundo, además de una misión secundaria de un proyecto científico seleccionado por los estudiantes.

Según lo informado por el instituto, el satélite creado por este grupo de estudiantes realizará mediciones de humedad, temperatura, presión atmosférica y altitud, entre otros datos.

Además, este dispositivo cuenta con un GPS que proporcionará información sobre su posición en todo momento, mostrando los valores de latitud y longitud a través de un monitor serial cada segundo. Esta característica será fundamental durante la fase de recuperación del satélite luego de su lanzamiento.

Para la emisión y recepción de estos datos, el sistema está equipado con un módulo de radio APC220, tanto en el satélite (emisor) como en la estación terrestre (receptor).

Además, con el objetivo de aumentar la ganancia y lograr la recepción de datos a largas distancias (alrededor de un kilómetro), los alumnos han construido una antena Yagi casera con varillas metálicas, un perfil de aluminio y cable coaxial.

Durante el descenso, el satélite desplegará un sistema de recuperación con un paracaídas unido a la carcasa impresa en 3D. Los estudiantes han diseñado y construido dos tipos de paracaídas distintos, uno semiesférico y otro octogonal, para probarlos y comparar su efectividad.

Con los datos obtenidos en el día del lanzamiento, los alumnos deberán realizar un estudio científico completo que refleje los logros técnicos, el valor científico del experimento y las competencias profesionales adquiridas.

El estudio científico que llevará a cabo este pequeño grupo de alumnos como parte de la misión secundaria se centrará en explorar cómo los cambios de altitud pueden afectar la salud de las plantas. Considerarán la posibilidad de implementar jardines y huertos verticales en las ciudades, además de fachadas verdes en edificios como medida para combatir el SMOG y el cambio climático.

A pesar de ser su primera participación en este desafío, el objetivo del grupo es lanzar el satélite el próximo mes de junio.