24h Cantabria.

24h Cantabria.

Fieles concluyen el Año Jubilar con cierre de la Puerta del Perdón, destacando su dignidad y discreción.

Fieles concluyen el Año Jubilar con cierre de la Puerta del Perdón, destacando su dignidad y discreción.

El Monasterio de Santo Toribio de Liébana ha sido el centro de atención al cerrar la Puerta del Perdón, poniendo fin al Año Jubilar Lebaniego 2023-2024 con la asistencia de cientos de fieles. Durante este periodo, el monasterio ha recibido a más de 300.000 visitantes y 16.000 peregrinos, en un evento calificado por el Gobierno de Cantabria como "muy digno" pero "discreto".

El obispo de Santander, Arturo Ros, tuvo la responsabilidad de cerrar la Puerta del Perdón que fue abierta el año anterior por su predecesor, Manuel Sánchez Monge, en presencia de autoridades políticas, eclesiásticas y militares, incluida la presidenta de Cantabria, María José Sáenz de Buruaga.

La clausura de la Puerta del Perdón marcó el fin de un Año Santo que, según Buruaga, ha sido un evento de gran relevancia no solo desde un punto de vista religioso, sino también cultural, social y turístico. A pesar de ser un año discreto en cuanto a su impacto económico, Buruaga enfatizó que ha sido ilusionante y dejó abierta la puerta para seguir explorando y disfrutando de Cantabria a través de esta ruta de peregrinación.

Desde el Gobierno regional se destacó la importancia del Camino Lebaniego como un recurso fundamental para diversificar, desestacionalizar e internacionalizar el turismo en la región. Además, se anunció que ya se está trabajando en la preparación del próximo Año Jubilar en 2028, con la esperanza de que sea un auténtico éxito.

El cierre del Año Santo también contó con la presencia de exautoridades como Javier López Marcano, quien expresó su opinión sobre la gestión del evento y destacó las diferencias respecto a años anteriores. A pesar de algunas críticas, la clausura se llevó a cabo con una emotiva misa presidida por el obispo de Santander, que remarcó la importancia de la misericordia y el perdón en la vida cristiana.

Tras la eucaristía, se procedió al cierre y cerrojo de la Puerta del Perdón, simbolizando el final del Año Jubilar Lebaniego y la culminación de un período de peregrinación y fervor religioso. La presencia de autoridades eclesiásticas y civiles resaltó la importancia de este evento que ha dejado una huella significativa en la comunidad.