24h Cantabria.

24h Cantabria.

La mayoría de jóvenes cántabros confía en encontrar trabajo rápidamente tras finalizar sus estudios.

La mayoría de jóvenes cántabros confía en encontrar trabajo rápidamente tras finalizar sus estudios.

El 73,1% de los jóvenes cántabros cree que conseguirá trabajo en menos de un año tras finalizar sus estudios, y el 82,2% considera que tendrá un empleo mejor que el de sus padres, según se desprende del 'IX Informe Young Business Talents', sobre las actitudes y tendencias de los jóvenes preuniversitarios españoles, realizado por ABANCA, ESIC, Herbalife y Praxis MMT.

El estudio, realizado a preuniversitarios que cursan 4º de la ESO, 1º y 2º de Bachillerato y los ciclos básico, medio y superior de Formación Profesional, refleja que la generación Z se muestra optimista en cuanto al empleo juvenil, y un 41,1% cree que la situación del mercado laboral será mejor o mucho mejor en los próximos cinco años.

No obstante, el 75,6% de los cántabros cambiarían de país para trabajar, un dato ligeramente superior al de la media nacional (74,5%). Eso sí, esta tendencia ha ido disminuyendo a lo largo de los años y cada vez el porcentaje es menor, pues en el informe de 2022 era del 76,7% y en 2021 alcanzó la mayor cifra con un 82,6%.

Además, el 62,4% piensa que su generación está mejor preparada que la de sus padres, frente al 60,1% a nivel nacional. Sin embargo, la brecha generacional cada vez es menor, ya que ha experimentado una caída de más de 20 puntos en España respecto a informes anteriores (en el año 2018, el porcentaje era del 83,3%).

La nota más negativa gira en torno al emprendimiento, ya que, si bien el 38,1% de los jóvenes cántabros quiere ser emprendedor, el 88,8% ven difícil o muy difícil que una empresa recién creada alcance el éxito.

Para los cántabros de la generación Z, los factores que consideran más importantes a la hora de poder encontrar empleo son el interés y las ganas de trabajar (57,9%), los conocimientos (48,7%), tener un buen nivel de idiomas (47,2%) y tener experiencia (45,2%).

Un 66% de los encuestados tienen claro que quieren estudiar una carrera universitaria, y que mayor interés les despiertan son Empresas y Economía (37,9%), Marketing/Publicidad (20,7%), Ingeniería, Medicina y Salud (ambas con un 14,5%) y, por último, Deportes, Psicología y Sociología (13,1%).

Además, el 74,1% de los jóvenes cántabros de las edades analizadas opina que lo que están estudiando actualmente les servirá para su carrera profesional, una tendencia al alza que comenzó el año pasado.

Respecto a la actividad profesional que les gustaría ejercer en el futuro, el 38,1% quiere ser emprendedor, creando su propia empresa o siendo autónomo; el 36,5% se muestra indeciso y aún no lo sabe; y los que quieren ser funcionarios o empleados en una empresa son en ambos casos el 12,7%.

El director de Young Business Talents, Nuño Nogués, ha destacado que "en nuestro país falta cultura empresarial. No es un problema de los jóvenes, es un problema de lo que ven y les enseña la sociedad".

"Los jóvenes españoles tienen menos interés en crear su propia empresa" y en su opinión es "posiblemente porque ven menos oportunidades, ya que en España el empresario está peor valorado que en otros países", a lo que se suman las "trabas innumerables" a las que se enfrenta un emprendedor en España.

Por otro lado, el 97% de los jóvenes cántabros ven importante estar informado de la actualidad de cara a su formación, y a la hora de documentarse para hacer un trabajo. Casi la totalidad de los preuniversitarios (85,3%) busca en internet y compara diferentes fuentes, el 4,1% busca en fuentes ajenas a internet y un 3% copia lo primero que encuentra sin contrastar la información.

Asimismo, al ser preguntados por las fuentes que utilizan para estar informados, el 61,4% de los cántabros se inclina por las redes sociales, frente al 35,5% que elige los medios tradicionales como el periódico, medios digitales, radio o televisión; y un 3% declara que no le interesa la actualidad.

A pesar de que la generación Z está continuamente conectada, "posiblemente estén más desinformados. Internet y las redes sociales ofrecen mucha más información que los medios tradicionales y eso es positivo. Sin embargo, esta información en ocasiones es menos relevante y está más sesgada, lo que hace que sea menos útil y pueda provocar desinformación", concluye Nogués.