24h Cantabria.

24h Cantabria.

Nuevo avance en la justicia de Torrelavega: segunda Cámara Gesell de Cantabria en cinco meses.

Nuevo avance en la justicia de Torrelavega: segunda Cámara Gesell de Cantabria en cinco meses.

El Gobierno regional ha inaugurado una Cámara Gesell en los juzgados de Torrelavega, siendo la segunda sala de este tipo que se pone en funcionamiento en Cantabria en los últimos cinco meses. Esta iniciativa se suma a la sala inaugurada en febrero en el complejo judicial Las Salesas de Santander, una medida destacada por la consejera de Presidencia, Justicia, Seguridad y Simplificación Administrativa, Isabel Urrutia.

Urrutia ha resaltado que Cantabria, tras años de demanda por parte del Tribunal de Justicia y la Fiscalía, finalmente cuenta con dos salas Gesell en los partidos judiciales más grandes, poniendo fin a una situación injustificable. La inversión cercana a los 20.000 euros no era un problema de recursos, sino de gestión, según la consejera.

La utilidad de la sala Gesell radica en ofrecer un espacio privado y equipado con los medios técnicos adecuados para que las víctimas vulnerables, especialmente los menores afectados por abusos sexuales, puedan declarar con plenas garantías jurídicas. Esta medida también busca evitar la revictimización, al grabar la prueba de manera preconstituida y evitando que la víctima tenga que repetir su testimonio a lo largo del proceso judicial.

La carencia de estas salas ha provocado que en muchos casos los menores o mujeres víctimas de violencia hayan tenido que declarar en entornos inadecuados, lo que afecta negativamente a su testimonio. Por ello, la instalación de la sala en Torrelavega ha sido agradecida por el fiscal decano, la jueza decana y el equipo psicosocial del partido judicial.

La sala Gesell se encuentra ubicada en el Palacio de Justicia de Torrelavega, junto al equipo psicosocial, facilitando el trabajo de los profesionales y ofreciendo un entorno amable para que las víctimas más vulnerables declaren con seguridad. Equipada con tecnología de audio y vídeo, la sala cuenta con dos espacios separados por un vidrio unidireccional para proteger la privacidad de las víctimas.