24h Cantabria.

24h Cantabria.

Sentencia de cinco años de cárcel por atraco con arma blanca en supermercados de Santander

Sentencia de cinco años de cárcel por atraco con arma blanca en supermercados de Santander

El Juzgado de lo Penal número 2 de Santander ha dictado sentencia condenatoria contra un hombre por dos robos con violencia e intimidación en supermercados de la cadena Lupa, ocurridos en febrero y marzo de 2022. El acusado utilizó un cuchillo para amenazar a las cajeras y apoderarse de la recaudación de las cajas registradoras. La sentencia, ya firme, impone una pena de cinco años de prisión, así como el pago de indemnizaciones a los afectados.

El juez considera probados los hechos y al acusado como autor de los delitos de robo con violencia e intimidación y uso de armas, así como de un delito de lesiones. Sin embargo, también ha tenido en cuenta dos circunstancias atenuantes: la responsabilidad penal de drogadicción y la reparación del daño, debido a que el condenado consignó 500 euros previamente al juicio para cubrir las responsabilidades civiles.

Además de la pena de prisión, el hombre deberá indemnizar a la cadena de supermercados con 650 euros y a una de las cajeras afectadas con 11.330 euros, como compensación por el daño moral sufrido. El dinero entregado por el acusado se destinará al pago de parte de estas responsabilidades.

Los hechos ocurrieron en un supermercado de la calle Cisneros, donde el acusado se acercó a la caja registradora para pagar una lata de cerveza. Aprovechando que la cajera abrió la caja, el hombre intentó apoderarse del dinero en su interior. Ante el intento de cerrar el cajón, el acusado sacó un cuchillo y amenazó a la empleada, diciéndole que la apuñalaría. La cajera, quien sufrió trastorno adaptativo y ansiedad debido a lo ocurrido, se retiró y el ladrón se llevó 553 euros.

Unas semanas después, en marzo, el acusado cometió otro robo en un supermercado de la misma cadena, ubicado en la calle Hernán Cortés. En esta ocasión, nuevamente utilizó un cuchillo para intimidar a la cajera y apoderarse del dinero. La empleada intentó impedirlo cerrando el cajón, pero el acusado amenazó a la mujer acercando el cuchillo a su cuello y cara. La cajera retrocedió y el ladrón se llevó 95 euros.

La sentencia también establece que no procede la suspensión de la condena, por lo que el acusado deberá cumplirla en calidad de penado.