24h Cantabria.

24h Cantabria.

Triple atropello mortal en Suesa: Conductor casi choca con dos coches antes.

Triple atropello mortal en Suesa: Conductor casi choca con dos coches antes.

El conductor del atropello que causó la muerte a tres personas en la localidad de Suesa (Ribamontán al Mar) estuvo a punto de chocar con otros dos vehículos que circulaban en sentido contrario antes del accidente, según han señalado testigos a la Guardia Civil. El hombre, identificado como Jaime A.F. circulaba de forma "irregular", a una velocidad "muy rápida" y en "zig-zag". Además, estuvo varias horas en un bar donde, antes de marcharse, los clientes intentaron quitarle las llaves debido a su estado de embriaguez.

Así consta en el atestado remitido al Juzgado y al que ha tenido acceso Europa Press, donde se incluye el testimonio de varias personas que se cruzaron con el hombre, tanto a pie como en sus vehículos, y que coinciden en la forma peligrosa y temeraria en que conducía.

Un hombre que estuvo en el bar ha declarado ante la Guardia Civil que, después de tomar algo, se marchó sobre las 15.30 horas y dejó allí a Jaime A.F, sobre el que posteriormente le comentaron que estuvo unas cuatro horas más junto a otros clientes y que debieron tomar "cuatro cosas más, ya que pagaron algo más de 80 euros".

Mientras tanto, dos conductores que se cruzaron con el presunto autor del atropello, un vecino de Ribamontán al Mar de 73 años, han manifestado que llegaron a tener miedo de sufrir un accidente. Se trata de una mujer que circulaba junto a su hijo de siete años y de un hombre que iba con su mujer y su hija, ambos por la CA-433 en dirección Somo.

Jaime A.F conducía en dirección contraria pero, según han indicado, iba "superdeprisa" e invadiendo el carril contrario, por el que ellos circulaban en el otro sentido. "Venía recto", ha relatado la mujer, que tras ver que tomaba la curva "descontrolada, ladeándose el vehículo" (como si fuera a volcar), y ante la inminencia de colisionar dio un volantazo llegando a circular por el arcén y por la cuneta.

En el mismo sentido se ha pronunciado el hombre que conducía junto a su mujer y su hija, que ha dicho que se encontró con un vehículo que circulaba por el carril contrario y al ver que no cambiaba tuvo que frenar. Antes de llegar a darle el claxon, el conductor "dio un fuerte volantazo" y se incorporó a su carril dirección Suesa.

Otra pareja caminaba por la senda que une Somo y Suesa cuando vio pasar al conductor y comentaron que iba "muy rápido". Poco después oyeron un golpe fuerte y, al acercarse, avistaron en la carretera a las tres víctimas --una mujer de 42 años y su hijo de 19, vecinos de Sestao (Vizcaya), y otra de 68 vecina de Santo Domingo de la Calzada (La Rioja)-- y al hombre en su vehículo.

También ha prestado declaración el responsable del camping Somo Parque de Suesa, cercano al lugar del accidente y donde estaban alojadas las víctimas, que no vio lo ocurrido pero ha trasladado que una mujer le comentó que había visto al conductor hacer maniobras "temerarias" y que el hombre con el que estuvo en el bar le contó que previamente habían intentado quitarle las llaves del coche.

Jaime A.F, que se encuentra en libertad provisional ya que el juez ha considerado que no hay riesgo de fuga o de reiteración delictiva, ya contaba con una infracción administrativa por duplicar la tasa permitida de alcohol al volante en julio de 2021 (dio 0,50).

Además, en agosto de 2022 tuvo un siniestro contra un contenedor de reciclaje de vidrio en la carretera entre Astillero y Santoña, y se achacó el accidente a la somnolencia o a un posible desvanecimiento.

Las pruebas en sangre han confirmado los resultados del test de alcoholemia que se le realizó tras el accidente mortal del 4 de abril, cuando casi triplicó la tasa permitida (0,73 mg/l), pero no los de drogas, ya que en primera instancia dio positivo en cannabis y después se constató que se trataba de Alprazolam. Durante su exploración en la camilla de la ambulancia, manifestó que tomaba varios medicamentos, y en el informe de esa exploración se indica que el hombre se encontraba "alertargado" y que no reaccionaba de forma rápida a los estímulos. Por ello, se concluye que no se encontraba en condiciones de conducir.