El obispo Arturo Ros asume su cargo en Santander con una visión de "amabilidad y hospitalidad" hacia todos.

El obispo Arturo Ros asume su cargo en Santander con una visión de

El obispo auxiliar de Valencia, Arturo Ros, ha tomado posesión como obispo de Santander con la misión de anunciar a Jesucristo desde la fraternidad y la misericordia. La ceremonia tuvo lugar en la Catedral de la capital cántabra. En su homilía, Ros expresó su deseo de que la Diócesis sea conocida por su amabilidad y acogida.

Ros destacó que sin Cristo, la vida no tendría sentido y que la mejor motivación para comunicar el Evangelio es contemplarlo con amor y leerlo con el corazón. Manifestó su deseo de que la Iglesia sea un lugar de misericordia infinita, donde todos puedan sentirse acogidos, amados y perdonados.

Al final de la misa, Ros recordó a su madre recientemente fallecida y agradeció el apoyo de los asistentes. Posteriormente, visitó la Iglesia del Santísimo Cristo antes de dirigirse a la Catedral, donde recibió el abrazo de comunión de los obispos de la provincia eclesiástica.

La ceremonia contó con la presencia de autoridades regionales como la presidenta del Parlamento, la consejera de Presidencia, la alcaldesa de Santander y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria. El nombramiento de Ros fue anunciado el 31 de octubre por la Nunciatura Apostólica, y se produjo tras la renuncia por jubilación de José Manuel Sánchez Monge, quien ahora será el administrador apostólico de la Diócesis de Santander.

Arturo Pablo Ros Murgadas, hasta ahora obispo auxiliar de Valencia, asume el cargo de obispo de Santander, sustituyendo a Manuel Sánchez Monge. Por otro lado, Sánchez Monge, que fue nombrado obispo de Santander en 2015, había presentado su renuncia por edad al Papa Francisco.

Tags

Categoría

Cantabria