24h Cantabria.

24h Cantabria.

El Zoo de Santillana celebra con alegría el nacimiento de la primera cría de nutria europea en cautiverio

El Zoo de Santillana celebra con alegría el nacimiento de la primera cría de nutria europea en cautiverio

SANTANDER, 27 Oct.

El Zoo de Santillana del Mar ha dado la bienvenida al nacimiento de su primera cría de nutria europea. Esta pareja de nutrias, que forman parte de un Programa de Conservación de la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA), llegó de Alemania.

Según informa el zoo, la pequeña nutria, que aún no tiene nombre, ya se encuentra fuera de su instalación. Hasta ahora, su madre la ha protegido ferozmente, no permitiendo que los cuidadores se acerquen a verla.

Las nutrias nacen con pelo, pero con los ojos cerrados y necesitan toda la atención de su madre durante los tres primeros meses, pues son lactantes.

La nutria europea es el mamífero más grande que habita en los ríos de nuestra región y actualmente se encuentra en la categoría "casi amenazada" según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Además, está considerada de "interés especial" según el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

El Zoo de Santillana, que actualmente participa en 45 programas de conservación, destaca que la conservación de las especies autóctonas es uno de los objetivos principales del centro. Aunque muchas de estas especies están gravemente amenazadas, como los orangutanes de Sumatra o las panteras de las nieves, el zoo se enfoca en proteger las especies autóctonas.

En el Parque Cuaternario del Zoo de Santillana se encuentran las nutrias europeas junto con otras especies autóctonas y europeas. Este parque alberga especies que vivieron en la región hace miles de años, junto con el hombre de Altamira, como osos, renos, bisontes, caballos de Przewalski, lince boreal, cabras monteses, ciervos, gamos, buitres leonados y búhos nivales.

Algunos de los habitantes del parque, como los buitre leonados o los búhos reales, provienen de centros de recuperación. Estos ejemplares han sufrido algún accidente y, por diversas razones, no es posible reintroducirlos en su hábitat natural, por lo que el zoo los integra en programas de conservación dentro del Parque Cuaternario.