24h Cantabria.

24h Cantabria.

Los estragos del viento: árboles derribados, ramas caídas y daños en infraestructuras.

Los estragos del viento: árboles derribados, ramas caídas y daños en infraestructuras.

El Gobierno de Cantabria informa que el Centro de Atención a Emergencias 112 ha recibido un total de 36 llamadas relacionadas con el fuerte viento que está afectando a la región. Estas llamadas han derivado en la gestión de 16 incidencias entre las 7.00 y las 19.00 horas de este martes.

Según el 112, la mayoría de estas incidencias están relacionadas con la caída de árboles y ramas, aunque también se han registrado algunos incidentes puntuales en infraestructuras. Se destaca la labor de los bomberos del 112 que tuvieron que intervenir en la Molleda (Val de San Vicente) para retirar un árbol caído sobre un cableado y en Riclones (Rionansa) donde otro árbol estaba cortando la calzada.

Además, se han llevado a cabo trabajos de aseguramiento y saneamiento de un balcón en una vivienda deshabitada de Villacarriedo, donde se retiraron elementos con riesgo de desprendimiento y se balizó la zona.

Actualmente, la comarca de Liébana se encuentra en riesgo importante (nivel naranja), mientras que el centro y el Valle de Villaverde y la Cantabria del Ebro están en aviso amarillo (riesgo).

A lo largo del día, las rachas más fuertes de viento se han registrado en San Roque de Riomiera, alcanzando los 113 kilómetros por hora a las 17.30 horas. En Alto Campoo, poco antes de las 16.00 horas, se registraron vientos de hasta 108 km/h, situando ambas localidades en el 'top ten' de las más afectadas en el país durante esta jornada.

También se han registrado vientos superiores a los 100 kilómetros por hora en el pico Coriscao, ubicado en Picos de Europa y perteneciente a Camaleño. En menor medida, en Torrelavega se han registrado rachas de 80 kilómetros por hora y de 71 km/h en Tresviso.

Está previsto que Liébana baje al nivel amarillo a medianoche, y permanecerá en ese nivel hasta las 6.00 horas. Hasta esa hora, el centro y Valle de Villaverde y la Cantabria del Ebro también se mantendrán en riesgo.