24h Cantabria.

24h Cantabria.

Tres técnicos de ambulancia afectados tras inhalar gas de escape de motores

Tres técnicos de ambulancia afectados tras inhalar gas de escape de motores

UGT, el sindicato progresista, ha urgido a encontrar una solución para el problema de las ambulancias que no tienen alarma de monóxido de carbono ni extractor de humos. En una denuncia dirigida a Ambuibérica, la sección sindical ha criticado que tres técnicos del transporte sanitario del Soporte Vital Básico (SVB) hayan resultado intoxicados por la filtración de humos del motor en la cabina asistencial. Según UGT, esto ha sido alertado a la empresa desde hace meses sin obtener respuesta.

El pasado 28 de septiembre, un técnico del SVB de Torrelavega tuvo que abandonar su guardia debido a fuertes síntomas de intoxicación, incluyendo náuseas, vómitos y dolor de cabeza intenso, y tuvo que ser trasladado a un centro asistencial. Esta situación se repitió el pasado 3 de octubre con otros dos técnicos de Santander.

"Llevamos meses denunciando este problema y exigiendo soluciones urgentes a la empresa", afirmó Ignacio Achurra, portavoz de UGT en el transporte sanitario público de Cantabria. Achurra criticó que todavía haya ambulancias que no estén equipadas con detector de monóxido de carbono ni extractor de humos, considerando esta situación inaceptable.

El sindicato ha solicitado soluciones urgentes para este problema, pero hasta el momento no ha obtenido respuesta. Achurra calificó la falta de acción por parte de la empresa como "intolerable", ya que implica poner en riesgo tanto a pacientes como a profesionales del transporte sanitario, y además, según él, con pleno conocimiento de causa.

El portavoz de UGT argumentó que el transporte sanitario público en Cantabria sigue enfrentando los mismos problemas de siempre, como la falta de material y vehículos sin el mantenimiento necesario. Achurra señaló que tanto da si el transporte sanitario se adjudica con un presupuesto insuficiente o con pliegos perfectamente dotados, el resultado es el mismo. La única diferencia es el cambio de nombre de la concesionaria, que pasó de Autransa a Ambuibérica.

Por último, Achurra reiteró el compromiso de UGT de luchar por un transporte sanitario de gestión pública con un control absoluto de los servicios, las condiciones de trabajo y la seguridad tanto para los pacientes como para los profesionales.