24h Cantabria.

24h Cantabria.

Arturo Ros busca generar confianza y fomentar la unidad familiar en la Diócesis de Santander.

Arturo Ros busca generar confianza y fomentar la unidad familiar en la Diócesis de Santander.

El nuevo obispo de Santander, Arturo Ros, ha hecho un llamamiento a "hacer Navidad" siendo y haciendo felices a los demás. En su toma de posesión, Ros expresó su deseo de que su nueva Diócesis sea una familia en la que todos se sientan incluidos y se tenga confianza mutua. Además, destacó que la felicidad es la esencia del Evangelio y que su prioridad absoluta son las personas, sin excepción.

Ros enfatizó que el proyecto para la Diócesis de Santander debe ser realizado entre todos, y que el obispo tiene un papel de acompañamiento y sugerencia, pero sin la participación activa de la comunidad no puede haber progreso. El nuevo obispo destacó la importancia de que la Iglesia de Santander sea vista como una gran familia, donde nadie se sienta excluido.

En su primer encuentro con los medios de comunicación desde su nombramiento, Ros afirmó que su traslado desde Valencia fue una sorpresa, pero que hasta ahora no se ha arrepentido. Agradeció la amabilidad de la gente y el trato con el clero, y expresó que sus expectativas son muy positivas.

Ros destacó que todos son piezas indispensables en la sociedad y que su deseo inmediato es conocer a la gente de la Diócesis y compartir tiempo con ellos. Además, subrayó que la Iglesia de Santander no está parada y que continuará trabajando en la comunidad.

En cuanto a la fe de los cántabros, Ros declinó hacer un juicio apresurado, pero afirmó que no se quedará de brazos cruzados y que tiene mucha esperanza porque intuye que hay ganas de Dios en la zona.

El nuevo obispo también se comprometió a dar todo el impulso posible al Año Jubilar Lebaniego, que se celebra este año y el próximo, y espera poder asistir a Santo Toribio cuanto antes.

Por último, Ros lanzó su mensaje de Navidad, llamando a las personas a vivir este periodo con felicidad y a hacer un poco más felices a quienes les rodean, especialmente a aquellos que están solos, enfermos, en la cárcel o en la calle. En ese sentido, enfatizó que hacer Navidad es más que reuniones y regalos, es convertir ese espíritu en gestos concretos de solidaridad.

En términos generales, Arturo Ros expresó su preocupación por distintos problemas a nivel nacional, entre ellos el desempleo y la violencia de género. Además, abogó por escuchar y acompañar a los jóvenes y mostrarles que tienen derecho a ser felices. También expresó su inquietud por la situación de Europa, destacando la necesidad de revivir el espíritu revolucionario del siglo actual.

Por último, Ros afirmó que la Iglesia tiene un papel fundamental en la defensa de la justicia y la denuncia de la injusticia, así como en la promoción del Evangelio según las enseñanzas de Dios.