24h Cantabria.

24h Cantabria.

Hombre condenado a 17 años de prisión por homicidio de su arrendadora en Santander.

Hombre condenado a 17 años de prisión por homicidio de su arrendadora en Santander.

El hombre responsable del asesinato de una mujer en su piso de Marqués de la Hermida en febrero de 2022 ha sido condenado a 17 años de prisión por la Audiencia Provincial de Cantabria. El tribunal consideró que la víctima, de 69 años, no pudo defenderse ya que fue asfixiada luego de ser atada de pies y manos. La sentencia también establece que el condenado deberá indemnizar con 50.000 euros a dos de las hijas de la fallecida.

La magistrada que presidió el tribunal del jurado y también la Sección Primera de la AP, fue quien fijó la sentencia. La misma no es firme y se puede interponer recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria. La acusación particular inicialmente había solicitado prisión permanente revisable, pero cambió su petición a 25 años de cárcel. Por su parte, el fiscal mantuvo su solicitud de 20 años y una indemnización de 85.200 euros por responsabilidad civil.

La defensa del acusado argumentó que se trataba de un homicidio y pidió la atenuante de drogadicción. Tras el veredicto, propusieron una pena de 15 años de cárcel, la mínima por asesinato, debido al consumo "reiterado y grave" de cocaína por parte del acusado.

Los miembros del jurado estuvieron de acuerdo en la mayoría de los aspectos del veredicto, excepto en dos puntos en los que por mayoría determinaron que no quedaba demostrada una notable o moderada disminución de la capacidad de decisión y voluntad del acusado en el momento de los hechos.

En consecuencia, la jueza dictaminó en la sentencia que no procedían circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal y estableció una pena de 17 años de cárcel, con inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena. Además, se le impusieron las costas procesales.

La resolución judicial también recoge los hechos tal como los establecieron los miembros del tribunal. Según las pruebas, el hombre ingresó al piso de la mujer, con quien convivía por un alquiler de habitación, y la retuvo en su habitación porque estaba molesto por su oposición al consumo de cocaína en el lugar. La mujer fue atada y asfixiada cuando se percató de la presencia policial.

El consumo habitual de cocaína por parte del acusado fue citado como una causa del crimen, aunque no se consideró que disminuyera sus capacidades de decisión y voluntad. El acusado admitió los hechos pero alegó que no tuvo intención de matar a la mujer, sino que solo buscaba fumar tranquilamente. Por otro lado, el tribunal basó su veredicto en las declaraciones del procesado, testimonios de los policías, imágenes y análisis forenses relacionados con el consumo de drogas del acusado.