24h Cantabria.

24h Cantabria.

No se encuentran rastros de ADN ajeno en el escenario del doble asesinato en Liaño.

No se encuentran rastros de ADN ajeno en el escenario del doble asesinato en Liaño.

Investigadores del doble crimen de Liaño, en Cantabria, han descartado la presencia de otros involucrados en el caso, ya que no se ha encontrado ADN de terceras personas en la escena del crimen. Según informes policiales, se han encontrado restos genéticos de la madre, el bebé y el sospechoso en la vivienda donde ocurrieron los hechos. Estas evidencias refuerzan la presencia del sospechoso en la casa y en el momento del crimen.

El informe también revela que los teléfonos del sospechoso y de la víctima registraron la misma temperatura durante la tarde y noche del día del crimen, lo que indica que ambos estuvieron en el mismo lugar. Además, se encontró que los dos teléfonos fueron utilizados de manera alternativa durante la noche. Los investigadores creen que estos teléfonos eran usados por una sola persona, el sospechoso.

El informe también destaca que el sospechoso conocía el patrón de desbloqueo del teléfono de la víctima, lo que contradice las declaraciones de los familiares de la víctima, quienes afirmaron desconocer dicho patrón. Además, el teléfono de la víctima fue encontrado cerca del lugar donde se hallaron los cuerpos, aparentemente oculto pero no en una posición compatible con una caída tras un forcejeo.

Según el informe pericial elaborado por la Policía Judicial, los datos de geolocalización de los teléfonos del sospechoso y de la víctima los sitúan en el mismo lugar y hora de los hechos. Estos datos contradicen la versión del sospechoso, quien afirmó haber abandonado la vivienda después de la intervención de la Guardia Civil.

Las declaraciones del sospechoso durante la instrucción también han sido contradictorias y han cambiado en varias ocasiones. Según fuentes cercanas al caso, el sospechoso mostraba un comportamiento despreciativo y un odio hacia la víctima y la bebé, lo que se reflejaba en la actitud destructiva del sospechoso en la habitación del bebé.

El sospechoso fue detenido horas después del hallazgo de los cuerpos y fue enviado a prisión provisional. Desde su detención, ha negado su participación en los crímenes y se ha declarado inocente. Sin embargo, la justicia decretó su prisión provisional por dos delitos de homicidio y uno de quebrantamiento de medida cautelar.

El caso ha generado polémica debido a la presencia de la Guardia Civil en el lugar del crimen antes de los asesinatos. La Benemérita abrió una investigación interna y sancionó a los tres agentes que intervinieron en el caso.

Ahora, el sospechoso se encuentra en la cárcel de Dueñas, en Palencia, a la espera de juicio por los delitos que se le imputan.