24h Cantabria.

24h Cantabria.

Nuevas medidas de prevención contra inundaciones culminarán en 24 meses en el río Saja.

Nuevas medidas de prevención contra inundaciones culminarán en 24 meses en el río Saja.

CABEZÓN DE LA SAL, 24 Oct.

Las obras de restauración fluvial y defensa en el río Saja para hacer frente a los riesgos de inundación en Cabezón de la Sal, Mazcuerras y Reocín, estarán finalizadas en un plazo de dos años. Se trata de dos importantes actuaciones en marcha que contarán con una inversión de 8,6 millones de euros por parte del Ministerio para la Transición Ecológica.

En una visita a las obras, la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones; el director general del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teodoro Estrela; y el presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, Manuel Gutiérrez, destacaron la importancia de estas actuaciones para reducir significativamente el riesgo de inundaciones en los tres municipios, que han sufrido recurrentemente estos problemas en episodios de intensas lluvias, especialmente en 2019.

Además de los representantes gubernamentales, también estuvieron presentes en la visita el alcalde de Cabezón de la Sal, Óscar López, y el primer teniente de alcalde de Mazcuerras, Raúl Fernández.

Una de las actuaciones se centra en la recuperación hidromorfológica del río Saja entre los núcleos de Caranceja y Casar, en los municipios de Reocín y Cabezón de la Sal, con una inversión de 3,4 millones de euros. Esta obra tiene como objetivo restaurar ambientalmente el tramo del río y reducir el riesgo de inundación en las localidades colindantes. Para ello, se recuperarán antiguos brazos del Saja y se construirá una obra de drenaje bajo la carretera N-634. También se incluirán elementos de defensa en las zonas cercanas a las viviendas.

La otra actuación, con una inversión de 5,2 millones de euros, busca la restauración y mejora de los hábitats fluviales asociados al río Saja, así como la defensa contra inundaciones con soluciones basadas en la naturaleza. Esta obra abarca un tramo de aproximadamente 6 kilómetros entre los puentes de la Virgen de la Peña y Santa Lucía. Entre las medidas incluidas se encuentran la mejora de las márgenes del río, la reactivación de brazos históricos, la gestión de la vegetación y la creación de motas, setos y zonas de amortiguación.

Estas actuaciones no solo ayudarán a reducir el riesgo de inundaciones, sino que también contribuirán a mejorar la calidad del agua y a recuperar el hábitat de las especies propias de los ecosistemas fluviales.

Además de las obras, se llevarán a cabo actividades de divulgación y voluntariado ambiental, así como la creación de una app interactiva y un estudio de evaluación del éxito de la restauración.