24h Cantabria.

24h Cantabria.

Cinco detenidos en Cantabria y Bilbao por perpetrar 42 robos en domicilios del norte

Cinco detenidos en Cantabria y Bilbao por perpetrar 42 robos en domicilios del norte

En Cantabria, la Guardia Civil y la Ertzaintza han llevado a cabo un operativo conjunto que ha resultado en la detención de cinco miembros de una banda delictiva responsable de al menos 42 robos en viviendas de varias provincias del norte del país. En la región de Cantabria, se han detenido a dos personas, se han realizado registros y se han esclarecido cuatro robos.

Esta banda se caracteriza por ser itinerante, organizada y disciplinada, además de extremadamente activa. Sus miembros tienen roles claramente definidos y toman fuertes medidas de seguridad. También se les acusa de cometer delitos relacionados con la falsedad documental en placas de matrícula y de pertenecer a un grupo criminal.

La operación, llamada 'Habitat-Mena2', sigue en curso y no se descartan nuevas detenciones ni el esclarecimiento de más robos, según han informado las autoridades policiales.

En un principio, el Servicio de Investigación Criminal de Álava de la Ertzaintza y la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Burgos estaban investigando de manera separada un incremento de robos en viviendas en sus respectivas áreas. Estos robos causaron gran preocupación entre las víctimas y generaron una sensación de inseguridad entre los vecinos debido a la aparente impunidad y rapidez con la que los delincuentes operaban.

Tanto la investigación como la colaboración ciudadana resultaron fundamentales para establecer una línea sólida de investigación. En un momento determinado, ambas fuerzas policiales coordinaron sus esfuerzos y se enfocaron en la presencia de un grupo delictivo activo en el norte de la península.

Gracias a los numerosos seguimientos realizados por equipos mixtos de ambas unidades, se pudo conocer las estrictas medidas de seguridad empleadas por la banda para dificultar su captura. Asimismo, se logró determinar la identidad de los miembros, su constante cambio de domicilio y el uso de diferentes vehículos para sus desplazamientos, incluyendo la sustitución frecuente de matrículas para evitar su localización.

En una operación conjunta, la Ertzaintza y la Guardia Civil llevaron a cabo cinco registros domiciliarios en Bilbao y Cantabria, lo que resultó en la detención de cinco miembros de la banda. Durante los registros, se encontraron herramientas utilizadas para forzar las viviendas, así como joyas, dinero, teléfonos móviles y otros objetos cuya procedencia está siendo investigada.

Hasta el momento, se han atribuido a esta banda criminal un total de 42 robos en provincias como Álava, Vizcaya, Burgos, Cantabria, La Rioja, León, Madrid, Navarra, Palencia, Soria, Valladolid y Zaragoza.

La operación ha requerido un importante despliegue de personal y medios de la Comandancia de Burgos y la Ertzaintza de Álava. Además, en los registros, se contó con la participación de unidades especiales como la de Intervención de la Ertzaintza y el Grupo de Acción Rápida de la Guardia Civil, así como con perros adiestrados en la detección de papel moneda pertenecientes a ambos cuerpos policiales.

Los detenidos y los efectos encontrados durante los registros han sido puestos a disposición judicial del Juzgado de Instrucción número 2 de Villarcayo (Burgos). El grupo ha sido liberado con cargos tras comparecer ante el juez.

Según las fuentes policiales, este grupo delictivo no tenía problemas en realizar largos desplazamientos para cometer los robos. Estudiaban cuidadosamente los objetivos, incluyendo su ubicación, rutas de escape, presencia policial, horarios y rutinas. Solían atacar principalmente viviendas unifamiliares durante la ausencia de los propietarios.

Para llevar a cabo sus delitos, utilizaban diversos vehículos y sustituían las placas de matrícula originales. Uno de los miembros siempre estaba al volante para facilitar la huida, otro se encargaba de la vigilancia y el resto forzaba las ventanas para acceder al interior de las casas. Actuaban rápidamente, removiendo cajones y armarios para llevarse dinero, joyas y otros objetos de valor que pudieran vender en el mercado negro con facilidad.